Concepto

El arte del ensamblaje está más presente en nuestras vidas de lo que creemos. Cuando cocinamos, ensamblamos ingredientes que juntos se convierten en una deliciosa preparación que es más que cada ingrediente por separado.  Y así podemos encontrar distintas expresiones de sinergias, de ensamblajes en diversos lugares.

En el caso del vino, un ensamblaje es aún más interesante, elegante y complejo que cada una de las variedades que lo componen.

Cuando el cuerpo de un Cabernet Sauvignon gana en profundidad gracias a los suaves taninos del Cabernet Franc o se enriquece con los aromas a frutas negras y notas dulces del Shiraz, podemos hablar de un ensamblaje.

En Trio, cada uno de sus ensamblajes reúne tres variedades – o valles- presentes en distintos porcentajes en la mezcla final. ¿El resultado? Cuatro vinos con una personalidad única e irrepetible, donde las variedades que lo componen se complementan y expresan en perfecto equilibrio.

Trio Concept